Nos vemos en el mercado del cierzo los días 18 y 19 de diciembre

¿Qué tal va el verano?

Nosotros este año nos hemos quedado de nuevo sin vacaciones, gracias que tenemos nuestra casita en el pueblo y podemos disfrutar de ella, con su jardín, su barbacoa y milagrosamente una piscinita que pudimos comprar el verano pasado.  Si si, no sabéis lo complicado que resultó poder comprar una piscina, estaban agotadas!!  Lo bueno del pueblo también son las visitas, familia y amigos que vienen de paso y paran a comer o que les apetece y se quedan unos días.  Una forma sencilla de pasar el verano, quien no se consuela es porque no quiere jajaja.

 

Mi despacho está en el jardín, ahora os estoy escribiendo tomando la fresca en un día un poquito nublado, pero se está bien, apenas se oyen ruidos, algún coche de vez en cuando y los señores de la fruta, ahora está el señor de Calatayud con las jotas puestas y anunciando los melocotones tan buenos que lleva.

 

También tengo montado un taller, me puedo permitir venirme con los niños y poder trabajar desde aquí.  Se trabaja de una manera más relajada aunque a veces toca improvisar porque se me ha olvidado algo, la necesidad hace que crezca la creatividad.  Lo malo, porque también lo hay, es que no desconecto y eso algún día me pasa factura. Me agobio y me entran los siete males, las dudas y las ganas de dejarlo todo.  Pero no, cuando me pasa esto, cierro el taller, me bajo a meditar al jardín e intento pasar el día sin pensar en coser, en patrones y en el futuro. Hay ratos para leer, otros para hacer mermeladas con mis frutos del jardín y otros ratos para tirarme en la cama y ver Netflix.

 

Tengo muchos proyectos e ideas que espero poco a poco puedan hacerse realidad, toca sacar los encargos adelante y preparar cositas para los mercados que espero lleguen en Septiembre.  Volver con las pilas cargadas para afrontar un nuevo curso, una nueva etapa, pero de momento aquí sigo en mi jardín, disfrutando del aire libre y si sale el sol, de la piscinita.

 

Feliz domigo y feliz verano (que aún queda)

 

Ana