Nos vemos en el mercado del cierzo los días 18 y 19 de diciembre

Vamos de mercadillo

Siempre me ha gustado visitar los mercados artesanales.  Pasear entre los puestos, ver los distintos tipos de artesanía, pararme en cada detalle, siempre he valorado el trabajo y el valor de los artesanos.  Si ya conocéis mi historia sabréis que he llegado hasta aquí un poco por casualidad, una cosa lleva a la otra y surge deTalleanDo.

 

Empecé unos meses antes de la pandemia a participar en mercados, me animó mi amiga Trinidad vísperas de Pilares, y a mí que me va el barro, me lié la manta a la cabeza y me apunté.  Estaba contenta e ilusionada cuando aceptaron mi participación y ahí llegó lo bueno, había que preparar puesto.  ¡¡No tenía nada de nada!!

 

Pedí una mesa, preparé unos manteles y con cositas que tenía por casa de haber preparado mesitas dulces para las comuniones en la familia, monté el puesto.  Ahora faltaba rellenarlo de productos.  Casi día y noche trabajando, todo me parecía poco.  A esto hay que añadir los nervios de la primera vez, dudas… llegó el gran día y todo salió perfecto.  Me encantó la experiencia, valieron la pena todos esos malos ratos porque se convirtieron en buenos.  Ver que gustaban mis cosas, el apoyo de toda mi gente que vino a verme, todo mereció la pena.

 

Desde entonces cada vez que tengo la oportunidad de trabajar con Jesús ahí que me lanzo.  Me encanta mi trabajo, mostrarlo a la gente, contarles de tú a tú cómo hago esto y aquello, conocer en persona a gente con la que sólo hablo por WhatsApp. Es mi escaparate, mi forma de que me conozcan y me encanta mimar cada detalle. Desde la decoración hasta las tarjetas de presentación, como la colocación de cada producto.

 

Ahora estoy metida de lleno en otro mercado, reponiendo y preparando cositas nuevas, todo me parece poco.  Sigo pasando nervios como la primera vez, incertidumbre y sueño, mucho sueño.  Pero sé que va a merecer la pena. ¡Os espero!!

 

Ana